Insultos en latín

El latín es una de las lenguas más ricas en matices de expresiones. Esto incluye, como quizás se haya ya intuido, a los insultos. Sin embargo, su funcionalidad no ha cambiado. En efecto, los insultos en latín como hoy día apelan al orgullo de contra quien se dirigen. Aquí presentamos los 6 más mordaces.

Insultos en latín: Stulte (estúpido)

Esta palabra, quizás a muchos hoy le parezca ligera en comparación a muchas otras nuevas y ricas que se han formado. Pese a ello, veamos que dicen desde el latín, es decir que significa. Para, entonces, poder re-significarla y que pueda ser empleada de una manera nueva.

Se trataba en el latín del más empleado entre los insultos. Como en cualquier lengua, se empleaba una especie de superlativo que lo convertía es “stultissime”, lo cual significa, completo estúpido. Ahora bien, en el ámbito cultural de los romanos, esta palabra denotava inferioridad. Más aún, denotaba incapacidad para realizar una simple cosa. De hecho, implicaba la incapacidad de hacer algo.

Insultos en latín: Ructator (eructador)

Al igual que hoy día, los romanos cuidaban mucho de su imagen personal. Esto, pues, parejo con todo lo que implica. Es decir, cuidado del cuerpo, antes que nada. Cosa que adquirieron desde los griegos y su ideal de belleza de un cuerpo ideal.

Pues bien, entre los romanos, un ructator, o, eructador, no era más que de alguien grosero. Además, que, por ello, en la palabra misma, adquiría la asociación de ser tan bajo y sucio como los excrementos. Es más, cuando alguien era totalmente descuidado, o, cometía la falla de serlo, se le denominaba ructabunde, que significa, bolsa de pedos. O, también, sterculium, que significa letrina.

Insultos en latín: Fatue (tonto)

Insultos en latín, Fatue (tonto)

Hoy esta palabra puede ser bastante ligera. Aunque, sin lugar a dudas, igual ofende. Sin embargo, para los romanos, el latín originario desde donde obtenemos nuestras expresiones, significaba algo totalmente diferente. Vale aclarar entonces qué era para conocer el significado de esta.

Ahora bien, entre los romanos un tonto era no más que una persona incapaz de entender de qué se hablaba. Esto era gravísimo. Significaba ponerse en un estado de debilidad ante el resto. Cosa que no pocos aprovecharían. Así pues, esta palabra servía para estigmatizar a con quien ella se designaba. Esto implicaba, hacerlo siempre blanco de ataques.

Insultos en latín: Matula (cabeza hueca)

Insultos en latín, Matula (cabeza hueca)

Hasta el momento hemos estado tratando palabras vulgares. Es decir, propias del vulgo más que nada y empleadas como moneda corriente entre los romanos. Sin embargo, había también palabras que eran exclusivas de las altas clases.

En efecto, estas, principalmente los intelectuales, bien filósofos, poetas, o, políticos, empleaban el término matula, que, literalmente, significa cabeza hueca. Esta palabra dejaba en claro entre los romanos la superioridad intelectual de alguien sobre otro. Además, también, dejaba en claro la idiotez del otro.

Insultos en latín: Malus nequamque (malo para todo)

De entre los insultos este es importante. Más que nada por su valor como tradición que tiene para un muy común nuestro. Esto es, por ser el origen de donde partió, nuestro actual “bueno para nada”. Por cierto, en uno y otro idioma, deja en claro lo mismo. A saber, la torpeza en la ejecución de acciones para realizar cualquier cosa, que, por ello, sale mal lo que intenta hacer.

Insultos en latín: Bucco (bocazas)

Este insulto no era, como quizás hoy, para designar a personas que contaban lo que no debía sin más. De hecho, los secretos para los romanos eran de suma importancia, sean los que fueran. Por ello, se empleaba esta palabra en aquellos que transgredían a tal.

Esto era de lo peor que podía decirse, no era usado a la ligera. En efecto, estaba acorde con aquello que defendía. Adicionalmente, la rabia podía hacer que también se usara la palabra caenum, que significa sucio, o stercoreus, que quiere decir estercóreo, o, si no, entonces spurce, que se entiende como mugroso.

Palabras clave: insultos; latín; palabra; romanos; bocazas; malo para todo; cabeza hueca; tonto; eructador; estupido

 

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz click en una estrella para puntuarla!

Puntuación media / 5. Vote count:

No votes so far! Be the first to rate this post.

Deja un comentario